Ana Meilán

Alguien me dijo que debía hacer una entrada sobre mí, sobre quién es Ana Meilán, es muy fácil escribir sobre otros, o escribir sobre una misma cuando sabes que quedará guardado en un diario que nadie leerá, pero describirme para que los demás sepan cómo soy es algo un poco más complicado.

Leo y escribo historias desde el principio de mis recuerdos.

Empecé a escribir mi propia infancia, mis aventuras, mis enfados, las noches sin dormir, los primeros besos, mis miedos y hasta mis sueños en aquellos cuadernos que algunos tenían formato de diarios, y otros, libros de actas para contabilidad... Así empecé a almacenar recuerdos, a través de cuadernos, cartas y cajas llenas de notas con amigas con las que las horas siempre equivalían a minutos.

Escribí para mí, escribí para ellas, escribí para él, escribir era lo que hacía cuando sentía que algo no iba bien o cuando era demasiado hermoso para dejarlo sin contar.

Leía libros antes de dormir, y recuerdo tapar la lámpara con forma de luna que había en mi mesilla para que mi madre no viera la luz encendida. Imaginaba vivir alguna aventura como la de "Los Cinco", o convertirme en detective y descubrir "O misterio das badaladas".

A lo largo de mis treinta y tantos un libro siempre reposó en mi mesilla de noche. A veces de grandes historias de amor, policíacas, de planetas aún no descubiertos o de siglos venideros, aunque os diré, que desde hace diez años para aquí, mi mesilla está llena de álbumes ilustrados.

La vida, la maternidad, las casualidades me llevaron a crear junto a unas amigas Medrando en Lugo, una asociación para disfrutar de juegos, cuentos, experimentos, música... pero siempre en familia.

Allí hice los primeros pinitos como contadora y algo hizo clic dentro de mí. Empecé a formarme como narradora, a asistir a cursos y después de un juego de escritura Caxoto Cativo dijo... "ya está, ahora solo hay que mandarlo a una editorial y tendréis vuestro cuento".

Ahí se encendió mi bombilla, esa que no sabes muy bien ni que tenías, pero que al darle al interruptor brilla de tal forma que no importa que le pongas una manta para que nadie la vea, su luz se cuela por debajo de las puertas, recorre cada uno de tus recuerdos y hace que tus dedos decidan empezar a escribir de nuevo. Y aquí estoy, con esa bombilla iluminando mis pasos, creyendo en mis historias y agradeciendo a todo aquel que las lee.

Carlos, mi marido y compañero de vida, fue el responsable de quitar esa manta, de darme valor para empezar en este camino de la autoedición creyendo siempre en mí, confiando en mis historias y apoyándome en cada una de mis locuras.

Mi primer cuento fue "Daniel y el árbol salchicha", que todavía se guarda en una carpeta de proyectos pendientes esperando a que llegue su momento.

Simón llegó una tarde de invierno, de esas que hay en Galicia en las que la lluvia resbala por los cristales y estar con bata y zapatillas es como sentirse en el mismo paraíso, así me siento yo cuando estoy en mi casa. Lágrimas bajo la cama lleva muuucho de mis hijos, prometo desvelaros esas cosillas poco a poco. Navegando por la red encontré a Marta Mayo, que supo desde el primer momento plasmar en papel toda la personalidad de Simón. Recuerdo esos meses como un embarazo, Marta me enseñaba a diario "una ecografía" de mi pequeño, y juntas le dábamos forma para que entre texto e ilustración contaran exactamente qué sentía y cómo veía Simón al mundo.

Ana Meilán, de pequeña

Silvina Eduardo se llevó el primer Simón alemán y ahí empezó una bella amistad. Hablábamos a diario de inquietudes en común, de lo que nos había cambiado la maternidad y de nuevos proyectos. Un día me enseñó uno de sus collages y supe al instante que ella daría vida a alguna de mis historias. ¿Quién viene esta noche? lleva su alma y la mía, codo con codo hemos trabajado para que Los Pérez cambien la historia...

Ana Meilán y Silvina Eduardo

Os adelanto que no puedo soltarla, que me he vuelto adicta a sus collages y que estamos ya trabajando en nuestro siguiente proyecto juntas.

Entre Nubes y Cuentos es mi gran apuesta, un proyecto donde dar cabida a mis sueños, donde dejar volar la imaginación, donde todo es posible si decides creer en ello y perseguirlo hasta el final.

Os invito a acompañarme en esta aventura, a viajar a mi lado a través de mis historias y a conocer el mundo de aquí y de allí de la mano de las ilustradoras que dan color a mis cuentos.

Ilustradoras

Silvina Eduardo

Me recuerdo de pequeña (y no tan pequeña) dibujando, haciendo garabatos en cuanto papel se me cruzase en el camino. Sin embargo, cuando terminé el instituto opté por otra de mis pasiones, la ciencia. Estudié licenciatura en ciencias químicas, dejando todo lo relacionado con la ilustración dormido en algún rincón. Luego de varios cambios en mi vida conocí a Ana Meilán. Junto a ella y la maravillosa familia Pérez, este sueño de ilustrar y crear se volvió finalmente una realidad.

Yo soy la argentina, que vive en Alemania y que viaja con el sombrero rojo.

@SEduadoIlustracion

Marta Mayo

Nací en Valladolid y soy ilustradora. Estudié Bellas Artes y posteriormente Ilustración en la Escuela de Arte nº.10 de Madrid. Dibujo desde que tengo uso de razón, y es lo que más me gusta hacer. Trabajo en mi pequeño estudio en Madrid, donde hago magia con los lápices. Mis encargos son principalmente para el público infantil que es donde realmente me siento cómoda.

@MartaMAyoMartin
www.estoesloquehago.com 

¿Quieres conocer todos los secretos escondidos dentro de mis libros? Descúbrelos en el Blog de Ana Meilán 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
0

Your Cart