En cada colegio, en cada aula, en cada rincón germinan miles de sueños todos los días. El hacerse realidad dependerá de quién los riegue y del cariño con el que los abone, pequeños gestos que hacen a un niño sentirse especial. Cada una de esas semillas es única y crecerá grande y fuerte si recibe todo aquello que necesita. De eso sabe un rato largo Gracia, una profe que nos invita a adentrarnos en su aula y a compartir con nosotros su pasión por la lectura.

Un aula es como una sociedad en miniatura

 

No soñaba desde pequeña en convertirse en MAESTRA, (es ella quien nos lo escribe en mayúscula porque sabe que es una de las profesiones más importantes y hermosas a las que puede dedicarse una persona), Gracia quería estudiar Sociología, pero era una carrera que no había en su ciudad, y terminó matriculada en Magisterio. Y ahora, con el paso del tiempo se dio cuenta de que su sueño también se cumplió, porque estudiar a los niños a la vez que convive con ellos, le demostró que un aula es como una sociedad en miniatura, donde se pueden observar cómo se distribuyen los roles, como son las interrelaciones…

Cuando Gracia compró los libros de Entre Nubes y Cuentos no nos imaginamos todo lo que acabaría haciendo con ellos, auténticas maravillas en su “pequeño mundo” que os invitamos a descubrir a través de esta entrevista.

Infantil de Gracia es un blog con el que muestras al mundo tu labor en el aula. Tus entradas nos tienen totalmente enamoradas, esa pasión y cariño que muestras en cada una de tus actividades es desde luego una inspiración para otros profesores o futuros profesores. ¿Cómo se te ocurrió la idea del blog?

En un principio cuando me animé a llevarlo a cabo hace bastantes años, lo vi como esa ventanilla a través de la cual las mamás y papás podían asomarse y estar al día de lo que los peques viven en el cole. Por ser maestra, como mamá me he perdido muchos retalitos de las vidas de mis hijos y me hubiese gustado asomarme a una de esas ventanitas.

Poco a poco se ha ido convirtiendo no sólo en la tutoría permanente de los padres donde pueden ser aconsejados y acceder a recursos, sino que poco a poco se ha convertido en mi mayor herramienta de programación y recurso dentro del aula.

Los peques demandan las entradas como si se tratara del mejor periódico al que pueden acceder.

Los alumnos/as que se ausentan por varios días se sienten informados y al día con él, gracias a que el resumen de las vivencias procuro recogerlo en los vídeos (las imágenes han sido debidamente permitidas por sus papis).
Hoy en día, el blog se ha convertido en el libro de bitácora de mi singladura por estos mares educativos repleto de miles de aventuras.
Mis ya no tan peques, que están finalizando primaria, me comentan que siguen visitándolo con mucha añoranza aunque también alegría.
Desde aquí agradecer a tantos compis blogueros por compartir también sus experiencias, que hacen que nos renovemos continuamente en esta profesión y nos hacen recapacitar por todo lo que queda por aprender.

No hay profesora que no lleve un buen maletín a clase, o un gran bolso al estilo Mary Poppins del que saca sorpresas cada mañana para sus alumnos y alumnas, ¿qué es lo no falta nunca en el tuyo?

Espero que a ese famoso bolso de Mary Poppins que yo, como tantas y tantos profesionales de esta bendita profesión parecemos llevar siempre colgados, no se le acabe nunca la magia que contiene. Lo mismo puede contener un gigantesco huevo de dinosaurio que una simple piedra recogida en el camino la cual me enamoró porque se me antojara que no era una simple piedra.

Ah! y sin contar con que me tropiece con ese  contenedor de basura que parece hipnotizarme como si se tratara del escaparate más atractivo del mundo, porque seguro que hay algún objeto al que le podemos volver a dar vida y encima no  precisa de tarjeta, eso sí, ahí entra en juego el famoso bolso de Mary Poppins. No me avergüenza confesar que padezco (SCPD) síndrome crónico y progresivo de Diógenes en grado IV. También hay que contar con que familiares y amigos no dejan de meter cositas en dicho bolso.

Además de ganas de llenar ese famoso bolso, nunca me faltan unas gafas de sol, unas tijeras, mi móvil y casi siempre bolsitas recogecacas por si tengo la suerte de que mi hijo me sorprenda con la visita de Jimi, su perro y disfrutar de los paseos que tanto añoro. Adoro a los perros.

Echamos la vista atrás y preguntamos si eras más de estar en primera fila junto al encerado o si solían sentarte en última fila de la clase.

Que yo recuerde he probado casi todas las posiciones en el aula, pero si he podido elegir, siempre he preferido estar en la última fila.

La timidez siempre me ha acompañado, aunque tengo que confesar que como decía mi abuela, es algo que con la edad se va curando, he mejorado mucho pero sigo intentando superarla.

Vemos que eres una apasionada de la literatura infantil, así que imaginamos que uno de tus regalos estrellas es siempre un libro, ¿cuál le regalarías a un niño al que no le gusta leer?

Todo dependería de la edad, si es pequeño procuraría enamorarlo con las ilustraciones o tipo pop up como el Pollo Pepe de  EDICIONES SM y si el libro consigue hacer partícipe al niño jugando, mucho mejor. Los de Herve Tullet “Un libro” “Colores” “Un juego” editorial Kokinos (tiene muchos más), me parecen geniales para iniciarlos. Y el mejor envoltorio que puede tener ese libro, es las manos de quien lo entrega que si además tiene la ocasión de narrárselo le estaría poniendo al regalo el lazo (en el doble sentido, lazo de adorno y lazo para atraparlo en el mundo de la literatura).

Algo mayores les regalaría, “Cuentos por teléfono” de Gianni Rodari que aunque antiquísimos creo que no pierden su encanto ; sus textos son breves con lo cual no compromete al lector en una larga lectura, muchas veces absurdos, pero para mí fantásticos . Con este autor animaría al niño  a inventar historias, ya que tiene unas técnicas en forma de juego geniales en su obra “Gramática de la fantasía”.

Hoy proliferan además libros de temática muy atractiva, espacio, dinosaurios….que invitan a verlos a la luz de una linterna en la cama, al menos tendrán un libro en la mesilla.

Basándonos entonces en Rodari, te hacemos pensar un poquito para saber a qué libro le cambiarías el final.

Yo cambiaría el final de muchos clásicos. Doy gracias a tantas y tantos nuevos autores que se comprometen a cambiar los estereotipos de las niñas y mujeres en la literatura infantil. Para mí y mis peques LÍA PÉREZ es nuestra abanderada en este tema. ¿Cómo no? cambiaría el final de La Bella Durmiente, no entiendo como el protagonismo se le dé precisamente por dormir, Si por lo menos pudiésemos enterarnos de qué sueña en ese eterno letargo, sería otra historia, para mí más interesante e inspiradora.

Has trabajado con los libros de Entre Nubes y Cuentos, ¿dónde los has visto por primera vez y cómo llegaron a tus manos?

Lo vi por primera vez en las redes sociales, concretamente con “Lágrimas bajo la cama”, fue un flechazo irresistible y se convirtió en mi primera compra en Entre Nubes y Cuentos, con la suerte de recibirlo dedicado por su autora, todo un lujo que le da un valor especial al libro.

(En este enlace podéis ver el maravilloso proyecto que Gracia hizo con Lágrimas bajo la cama)

   

El proyecto que estás llevando a cabo en tu aula ahora mismo tiene muuucho que ver con nuestra Familia  Pérez, has vinculado muchas actividades en torno a estos cuatro ratoncitos, lo cual nos tiene totalmente rendidas a tus pies, ¡menuda cabecita la tuya! Desde luego tus peques no se aburren en clase, siempre hay algo nuevo que aprender y de la forma más divertida. Detrás de esa idea hay mucho trabajo escondido, ¿cómo has organizado todo el material que utilizas en tu aula para acercar los distintos aprendizajes a través de Los Pérez?

La familia se ha convertido en el eje motivador del Proyecto Club del Mellado y aunque es un proyecto que inicié en septiembre, lo he hecho extensivo a todo el curso por tratar tanto la higiene y cuidado de la boca como alimentación saludable.

En su inicio programé actividades globalizadas que abarcaran todas las áreas, desde tarjetas de vocabulario con los contenidos del cuento donde trabajamos la lectoescritura con diversas actividades como descripciones, lecturas de frases con pictogramas, fichas elaboradas, mesa de luz…

Como cada personaje en el cuento tiene una ficha técnica con datos como medida, peso…. programé actividades de lógica-matemática sobre medidas de longitud y peso, de forma manipulativa con los personajes  (peluches) y su posterior ficha donde expresar los resultados.

La familia Pérez, evidentemente hace aparición cada vez que a un peque se le cae un diente y llevamos a cabo el protocolo de su ingreso en el Club del Mellado. Pero lo interesante es que estos personajes son superinteresantes para los peques, cada niño/a tiene uno preferido y se sienten muy identificados.

 

   

Lía  tiene su club de fans particular pero al tratarse de un personaje femenino, que rompe con tantos estereotipos y con tanto afán por aprender, sale a la palestra cada vez que iniciamos un nuevo Proyecto, un cuento… cobra especial énfasis cuando buscamos información sobre mujeres de la historia, por desgracia escasas y difíciles de encontrar.

En el Proyecto sobre los dinosaurios Lía quería ser paleontóloga y nos dio a conocer a Mary Annig , en el Proyecto del Antiguo Egipto ya se ha colado queriendo convertirse en arquitecta, se podría decir que se nos ha hecho imprescindible.

Rudi Pérez no se queda atrás, por su afición a los libros y su sueño por ser astronauta se nos ha colado entre la astrología egipcia, nos está buscando información sobre el Cinturón de Orión y las pirámides.

Desde pequeños nos contaron que cuando se nos cae un diente un ratoncito viene a buscarlo y no lo cambia por una brillante moneda, ¿Quién viene esta noche? cambia la historia, e introduce en ella también a los hijos de Rt. Odón Pérez, ¿cómo han vivido tus alumnos este cambio?

Lo han vivido  y viven con mucha ilusión. Al principio cada peque eligió su ratoncito preferido y  el motivo de su preferencia; se identificaban con sus aficiones, su color preferido… Prácticamente han mantenido esa preferencia en su deseo de que dicho ratón o ratona viniese a recoger su primer diente. Pero los veteranos en el Club,  han llegado a la inteligente conclusión, de que incluso pueden pedir que cada vez venga uno diferente y de esta forma los regalitos que reciben son más variados. Los padres también han encontrado la fórmula para no ser tan repetitivos y así en complicidad con ellos, por ejemplo aprovechan la ocasión de regalarles su libro preferido de la mano de Rudi Pérez, monedas de Philippe Pérez o ese detalle sorpresa de Lía Pérez.

 

¿Generó alguna anécdota tras su lectura? Algún regalo inesperado, alguna visita fuera de horas… ¿cómo viven tus alumnos y alumnas la llegada de la Familia Pérez a sus casas?

Una anécdota es la duda que se ha generado y que aún está por desvelar; los peques están encantados con el papá Odón que ejemplarmente cuida de la familia, pero se preguntan por mamá Pérez.

Y un regalo inesperado tanto para mis peques como para mí, fue la sorpresa que recibimos con mucho cariño e ilusión de la mano  de su autora, Ana Meilán, cosas así no ocurren todos los días. El tener noticias de su mano es supermotivante, además de hacerlos sentir más cercanos. Ese detallazo incluía nada más y nada menos que una agenda de la La Familia Pérez para cada uno y como no podía ser de otra manera, estrenaron ese mismo día dibujando su Pérez preferido. Hoy en día la atesoran y siguen repletándola de verdaderas obras de arte.

El regalo entre otros detalles, incluía una foto adhesiva de la familia Pérez y el colgador de puertas que se llevan a casa cuando ingresan en el Club junto al portadientes y el carnet.

Aún había algo más en tan preciado paquete, un tesoro que nos queda por descubrir en profundidad como es el ejemplar de “Las llaves de los sueños”.

Y para terminar, no sin antes darte las gracias por tu colaboración y transmitirte toda nuestra admiración hacia tu trabajo nos encantaría descubrir qué regalos encontrabas bajo tu almohada cuando era a ti a quien se le caían los dientes.

Creo que como casi todos los niños y niñas antes de que la Familia Pérez hiciera aparición, lo que encontraba bajo mi almohada eran unas clásicas monedas que recibía con mucha ilusión y que hoy esta Familia nos da la oportunidad  de multiplicar esa ilusión y sobre todo abrir el apetito por algo supersaludable como es la lectura.

Nos ha encantado este ratito contigo y ver que un libro va más allá del papel. Muchas gracias por dejarnos entrar en tu aula, por enseñarnos como riegas tus pequeñas semillas, esas que algún día serán tan grandes como ellas quieran ser.

 

Etiquetado en:        

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
0

Tu carrito