Aquel primer día de verano Lía saboreaba su helado de chocolate, nata y vainilla.

Philippe prefería comerse primero su bolita de lima antes que las de fresa y frambuesa.

Y Rudi tenía serias dudas porque no sabía cuál de ellas le gustaba más, ¿chocolate, fresa o mandarina?

Aquella tarde Odón regresaba con una gran sonrisa, su bolsa venía llena de dientes y había llevado su magia a cientos de hogares.

Se acercó a sus hijos, vio aquel libro en el suelo y recordó al instante cuánto les gustaba aquella canción.

 

Aunque no tenía precisamente un don para el ritmo, apoyó su bolsa en el suelo y como si de un gran cantante de ópera se tratara empezó a cantar:

“Sol, solecito

caliéntame un poquito,

para hoy para mañana

para toda la semana”

¡¡Teníais que haber visto la cara de los ratoncillos!!

Lía decía -¡¡Papá, no es así!!

-La Tía Rita la canta de otra manera- pensaba Philippe.

Y Rudi no podía creerse que su padre que todo lo hacía bien cantara tan tan mal. Empezó a reírse primero con una leve sonrisita para acabar contagiando a sus hermanos y cantando todos a voz en grito aquel “Sol solecito” con el nuevo ritmo que el Rt. Odón acababa de crear.

Estar juntos siempre era algo fantástico.

¿Y vosotros también sabéis esa canción?

#lossecretosdelosperez

Etiquetado en:        

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
0

Tu carrito