La Tía Rita había llegado aquel verano llena de regalos, libros para Rudi, alitas para Lía, una cinta métrica para Philippe y un sombrero rojo para Odón.

No era un sombrero cualquiera, era un sombrero igual al que Rita ponía cada vez que contaba un cuento.

Desde pequeña, Rita jugaba a imaginar historias, invitaba a Odón a sentarse junto a todo su público de muñecas y poniendo su sombrero rojo todos sabía que comenzaba la magia.

Ahora reposaba en lo alto de un armario, y cada noche desde su cama, Odón le lanzaba un beso con la esperanza de que el viento lo llevara hasta Ushuaia.

#LosSecretosDeLosPerez

Etiquetado en:                

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
0

Tu carrito